martes, 16 de febrero de 2016

"NADA ES LO QUE PARECE" por Esteban Ramírez VOL 2


“La amistad, mi mayor influencia”

La etapa entre la adolescencia y la adultez  es una de las etapas más importantes del ser humano, ya que es el complemento de la definición de nuestra personalidad. Pero sin dudad, es la más peligrosa; porque  es donde conocemos todo prototipo de personas que para su pensamiento ya tienen definido su futuro. Algo que es tan incierto como la inspiración de cualquier escritor. Personas que “Sin querer” desarrollan la habilidad más astuta y más dañina que existe “La Manipulación”.   A continuación, en mi rol de Joven, les indico alguno de los tipos de “amistades” existentes, cualquier opinión los invito a usar la zona de comentarios, estaré feliz de aprender con ustedes.

·         El que tenga vehículo, siempre existirá ese “Amigo/a” que tiene la curiosidad peligrosa: de hasta donde tu auto puede llegar en velocidad, y lastimosamente, existen personas de pensamiento tan débil que caen arriesgando aún su propia vida.

·         El que desarrolla una pasión distinta, original, diferente. Siempre existirá ese “Amigo/a” que piensa que el ser diferente tiene que ver con tu condición sexual. Lo que realmente pasa es que es tu haces lo que ellos no se atreven. Rompes el molde, no sigues al resto, eres fuera de lo común.

·         Siempre, Siempre, SIEMPRE: existirá ese “Amigo/a” que nunca está de acuerdo con los consejos de tus padres, esos a mi parecer son uno de los peores. Porque cuando se desarrolla una amistad, esta nace por la personalidad de cada uno, porque hay conexión. y ¿quiénes son los que desde nuestra niñez nos van enseñando los modales? Nuestros padres. Por ende somos lo que somos gracias a sus consejos y guías.

·         Siempre existirá ese “Amigo/a” que para catalogarte “Amigo” tienes que llevar su mismo ritmo de vida. Ósea, pensar como él/ella.

·         Siempre existirá ese “Amigo/a” que te querrá meter a otra persona por los ojos, porque sencillamente le conviene que desarrolles una relación con ella.  A esas personas se les conoce como “Cupido” pero coloquialmente tiene otro nombre que no vale la pena mencionar pero empieza por C…. ¡Saquen sus propias conclusiones!

Y hablando más claramente: no piensen que “Se fumo un viejo” para nada, sino que es necesario tener esto siempre en cuenta. Somos dueños de nuestras acciones. No permitamos que los demás influyan en ellas porque qué mal seria fallar por seguir las ideologías de otras personas. Necesitamos tener mucho contacto, primeramente con Dios, y luego con todos aquellos que en realidad nos aman.


“El llanero cuando llega al centro se vuelve loco”. Anónimo

“Los tiern@s también son farsantes”. Anónimo


Esteban Ramírez 
16/02/2016     11:43 AM






No hay comentarios:

Publicar un comentario