viernes, 4 de abril de 2014

¡BUSCO A MI PAÍS!




Se busca un país, Mi país, el país que quiero heredarle a mis hijos.

Estoy muy preocupado porque hace algunos años perdí mi país, un país bello, rico, sano, seguro, próspero; un país en donde Salir a la calle no era una actividad de alto riesgo, un país en donde no se necesitaba ser multi millonario para comer bien.  Sin darme cuenta, se me perdió mi país, un país en donde no se te paralizaba el corazón al  escuchar el ruido de una moto, un país en donde se podía cargar el teléfono celular en la mano, un país en donde se conseguían todos los productos sin pasar horas llevando sol en una cola, un país en donde la paz era una opción de vida.

Todas las noches me acuesto pensativo, triste, inquieto, inconforme, de vez en cuando hasta me peleo con el insomnio; se me hace imposible no sentirme asfixiado por la preocupación por mi país.  Me preocupa que nuestro idioma se esté impregnando de odio, me preocupa que nos estén ganando las ofensas, la guerra, la confrontación. Me preocupan las madres que han perdido a sus hijos, me preocupan las estadísticas de mortalidad, me preocupa el cinismo que se ha apoderado de la política (Venga del bando que venga).

Debo decir que mi preocupación no tiene un tinte político, mi preocupación está vestida de tricolor. Mi preocupación tiene el color de un pueblo que sufre, que se preocupa, que vive con la angustia en la mirada. Busco a mi país, un país en donde la arepa no faltaba en todas las mezas, en desayuno, almuerzo y cena.


Me preocupa el hecho de que mi país esté desaparecido y todos somos cómplices, si todos, porque todos permitimos que se perdiera el país. 

Manuel Alfonso Álvarez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario