sábado, 19 de octubre de 2013

"PENSANDO CONTIGO" Por Manuel Alfonso Álvarez


HOY....
Como dice la canción del famoso cantautor argentino Gustavo Cerati  “Siempre es Hoy”  una frase corta, precisa, consistente y tan cierta como la vida misma. Hoy es el tiempo más ignorado y menospreciado por el ser humano, vivimos esclavizados al ayer  y obsesionados por el mañana, pero pocas veces, casi nunca para ser exactos: nos preocupamos por  HOY.

Hoy suceden las cosas más maravillosas, Hoy respiramos, hoy disfrutamos un nuevo día, hoy tenemos la inédita oportunidad de reescribir nuestra historia sin los errores del pasado, hoy caminamos con certeza y propiedad sin preocuparnos por la incertidumbre del mañana, hoy somos quien queremos ser, en fin… ¡Hoy es lo único que tenemos!

Nada te garantiza que este no sea el último día de tu vida, y no es un pensamiento fatalista, al contrario: es un pensamiento realista. Por ello, es necesario disfrutar de este momento con la pasión más fuerte, la prudencia más intensa y sobre todas las cosas con mucha inteligencia.  Conozco personas que viven trabajando sin descanso por un mañana mejor, y de pronto, les llega la hora de la muerte y dejan una fortuna incontable, se mueren siendo millonarios,  pero nunca entendieron que el tiempo idóneo para disfrutar del fruto de su trabajo era cada HOY, cada presente  que se fue extinguiendo en cada ocaso de cada día, de cada semana, de cada mes, de cada año que pasó sin que se dieran cuenta.

No cae una pestaña del ojo de una mosca en el Beluchistán sin que la velocidad de la Vía Láctea se modifique. Todo es parte de un plan perfectamente coordinado por Dios, el pasado tuvo su momento y caducó, el futuro ya lo tendrá, pero el presente es lo único que puedes modificar, vivir, entender, degustar. El hoy es la oruga que comenzó a ser mariposa, el hoy es el tiempo para volar.

Todos, en el fondo, seguimos esperando un mensaje que nunca llegará, un momento que no se repetirá y un beso que quizá jamás nos toque; y mientras esperamos, llegan nuevos mensajes, nuevos momentos y nuevos besos, que no disfrutamos por la necedad increíble de aferrarnos a lo que ya no fue.  Louis Pauwels dijo una vez que “el que se detiene se engaña” y le concedo la mayor razón, detenerse a esperar que el pasado regrese o el futuro se apure, es como enterrarse vivo y boca abajo, mientras más escavemos más nos hundiremos sin parar.  

No hay cosa más amarga que la aurora de un día en el que nada ocurrirá. Haz que cosas maravillosas ocurran HOY. 

Por: Manuel Álvarez 


No hay comentarios:

Publicar un comentario