domingo, 13 de octubre de 2013

"Pensando Contigo" Por Manuel Alfonso Álvarez


SENTIR…

Desde hace mucho tiempo trabajo en la posibilidad de pensar en voz alta y que todos ustedes puedan servir de receptores de ese pensamiento. Muchas veces lo intenté, pero mi intención se veía frustrada por otras situaciones que demandaban mi atención y me apartaban de la posibilidad de escribir un artículo a través del cual pudiese gritarle al mundo mi visión del mismo mundo, un mundo que viste los arapos de una libertad prostituida, golpeada y vilipendiada. Cada vez somos más esclavos… ¡Sí! ¡Lo somos! Esclavos de la tecnología, del “Qué Dirán”, de los amores forzados, del consumismo, de la política, de los miedos, en fin… ¡Esclavos!

Una vez que me dispuse de manera definitiva e irrefutable a escribir el artículo, me tropecé de frente con el segundo inconveniente ¿Qué tema abordaré en la primera edición? Vivimos en una sociedad que pare temas todos los días, desde la eterna pelea entre el oficialismo y la oposición, hasta el asunto de las pirañas roba cabellos. Pero yo quería algo más, yo quería escaparme de esa cotidianidad repetitiva y fastidiosa y pasearme por temas que refrescaran, no que colapsaran. En ese pensar tomé una decisión: ¡Hablaré de la posibilidad de Sentir!... ¡Sí! No me fumé una lumpia ni mucho menos ¡Sentir!

El ser humano es rico en posibilidades, en instintos y en bendiciones, Dios nos permite día tras día levantarnos y percibir infinidades de sensaciones que van desde la más tenue hasta la más abarrotada y adrenalinica. Veo con preocupación cómo la sociedad, sobre todo la juventud, ha olvidado escandalosamente “Sentir”. Hoy en día en su mayor porcentaje se emparejan por cualquier cosa menos porque SIENTEN amor, Estudian por todo menos porque SIENTEN pasión por la carrera, toman decisiones por inercia y no porque SIENTEN determinación, se nos olvidó la base, perdimos la bisagra que nos une al corazón, comenzamos a vivir mecánicamente movidos por el físico, el dinero o cualquier otro interés banal, pero no SENTIMOS ¡Es definitivo!

Nada más milagroso que levantarse y ver a un sol que nos encandila y nos recuerda que tenemos una nueva oportunidad, saborear un buen café, energizarnos con la faena que comienza y declarar el éxito en ese nuevo comenzar. Nada más rico que un abrazo, nada más pleno que un beso, nada más agradable que una mano en el hombro o un mensaje de buenos días, nada más bonito que ser más emocionales que racionales, ya que entre la razón y el corazón hay una pelea legendaria sin solución cercana, y entre los dos, yo le creo más al corazón.

Miguel de Unamuno Escribió: Hay que sentir el pensamiento y pensar el sentimiento. Eso es cierto, la clave inequívoca para obtener éxito en todo lo que hacemos está inmersa en las seis letras que componen la palabra Sentir. Y se me antoja que sea una eslogan con el que enfrentemos todos los retos en la vida, porqué solo sintiendo lo que hacemos y decimos nos somos fieles a nosotros mismos, a nuestra esencia, a nuestro proyecto de existencia; Sintiendo erradicamos la hipocresía, derribamos las máscaras y comenzamos a vivir en una sociedad más autentica, sana, feliz.

La amistad y el amor solo pueden existir entre personas que sienten, y el sentir es enemigo de la superficialidad, el consumismo, la doble moral, y por supuesto enemigo aferrimo de la mentira. Lo primero que debemos pensar cuando estamos por responder frente al altar, cuando elegimos la carrera universitaria, cuando aceptamos un trabajo o comenzamos un proyecto es si sentimos o no la decisión que tomaremos, actuar por actuar, responder por responder es como dar un paso al frente sabiendo que caemos en el abismo, es firmar un contrato lleno de perdidas, es comprar la derrota al precio más caro.

Khalil Gibran decía que Cuando llegamos al final de lo que debemos saber, estamos al principio de lo que debemos sentir. Y le concedo mucha razón, sentir es la herramienta con la que labramos un futuro sin miedo. Sentir es la escalinata que nos acerca a la paz, la tranquilidad y, sin duda, al éxito. Sentir es el lema con que quise iniciar. Vive, de la manera que SIENTAS que serás feliz, pero nunca olvides lo elemental: SENTIR.

Por Manuel Álvarez






No hay comentarios:

Publicar un comentario