sábado, 7 de abril de 2012

Oriana Colmenares: originalmente Bella.




Oriana Carolina Colmenares Borgues mejor conocida como Oriana Colmenares, nace en la Victoria estado Aragua un  18 de Enero de 1989. Una sonrisa amplia, ojos achinados, un bronceado impactante y un carisma sin igual: son las características con las que se ha ido formando ésta venezolana y digna representante de la belleza tropical.  Desde muy pequeña centra su interés en temas muy opuestos al mundo artístico, pero con la excepción de que como toda jovencita, siempre soñó con llevar puesta la corona del magno evento de la belleza nacional: EL MISS VENEZUELA. 

A los doce años se le presenta la oportunidad de participar en un desfile de modas en su ciudad de origen, y con su belleza arrolladora deslumbra en la pasarela y descubre en ese evento una vocación que marcaría su vida para siempre. Más adelante, tras ver un anuncio de prensa, asiste a la agencia “People Model” en done posteriormente participa en el concurso “El gran evento de la Belleza 2002” en donde se destaca entre las demás participantes y se alza con la banda de mejor rostro y primera finalista. Siguiendo en esa onda de la belleza, en la cual se desenvolvía muy bien, participa en el  evento colegial “Novia de la Juventud” en donde es coronada reina y obtiene la banda de Miss fotogénica.

El destino poco a poco va enrumbando a Oriana hacia un norte de éxitos. En el 2004 participa en un concurso en donde es elegida la imagen de la revista “Crema in’nata” el cual ganó tras lucirse con su impecable participación.  Cada experiencia le permitía pulirse y crecer de manera profesional permitiéndole desarrollar unas ganas devoradoras de aprender. Y precisamente para aprender, se inscribe en un curso de Animación en la ciudad de Maracay, en donde recibe de la mano de varios profesionales una clase magistral de Expresión Corporal; en esa clase conoce al comediante Wilmer Ramírez, quien la invita a participar en su programa “Cásate y veras” participando como extra en un par de grabaciones. Es allí cuándo se dice a sí misma: ¡Quiero hacer televisión!

Como toda joven del Interior del país es víctima de las limitaciones que proporciona la distancia y no puede seguir en el proyecto, por eso se vio obligada a esperar terminar el bachillerato, para luego llenar su maleta de sueños, anhelos y fe, para mudarse a Caracas a luchar por lo que quería hacer el resto de su vida. Estando radicada en la capital, comienza a estudiar Comunicación Social en una reconocida casa de estudios, paralelo a ello,  comenzó a hacer amistades en el medio y a hacer de extra en comerciales de reconocidas marcas, en participaciones tan pequeñas que muchas veces ni su mamá lograba identificarla. Pero más allá de desanimarse lo ve con mucho humor y jocosidad y se llena de fuerzas y ganas de luchar, más adelante y después de mucho perseverar consigue su primer protagónico publicitario y se dice a sí misma como reto personal: ¡NO HAGO MÁS EXTRAS!

Hoy en día Oriana representa a Lucrecia en Nacer Contigo, la nueva producción de Televen, y tarde a tarde se roba la atención y el cariño del público con su participación destacada, digna y muy admirable. Con su papel, Oriana ha conquistado a la prensa y silenciado las voces torturantes qué buscan que se pierda la fe en el talento nacional.  Si hubiese que describirla con una palabra, sería Humildad, si pudiésemos ponerle otro nombre sería: Belleza y si se tuviese que definir con un sentimiento sería “Pasión”.


Oriana tuvo la gentileza de respondernos unas preguntas, y hoy Fundación CLAP las trae para ti. 


¿Cómo llegas a Nacer Contigo? ¡Cuéntanos sobre esa experiencia!
A través de la mamá de una amiga  voy a la oficina de José Simón Escalona para hacer casting para el programa Vitrina, al entrevistarme con él, me informa que no tengo el perfil para ese proyecto pero que posteriormente realizaría unos dramáticos en los cuales si podría optar. Dos meses después me llamaron a dicho casting y me pautaron a Televen a audicionar y competir con cinco chamas que tenían mucho porte y experiencia en el medio; ese día debíamos  hacer tres escenas de las cuales en dos teníamos que llorar.  No me caracterizo por tirar la toalla, así que llamé a mi papá, me llenó de fuerzas con sus palabras, y decidí valientemente disfrutarme el momento, y lo hice: ¡Me lo disfruté!

Háblanos del momento en que te dicen “Oriana el papel es tuyo”
Yo necesitaba saber una respuesta definitiva del resultado del casting porque me quedaba un día para inscribirme en el próximo semestre o congelarlo, así que llame a Juan Pablo Zamora (Directiva de Épica Televisión) y le dije que estaba en la universidad y que necesitaba una respuesta definitiva, su respuesta fue: “dame 20 minutos y te digo”  esos veinte minutos se trasformaron en una hora, la hora más larga de mi vida, en ese tiempo llamé a mi familia, recé y me llené de mucho nervio, al tiempo la llamada llegó y recuerdo sus palabras con nitidez: “ Vas a tener que esperar seis meses para inscribirte, felicidades Lucrecia”. Ahí fue en donde perdí el control, grité, lloré y fui feliz. 


¿Cuéntanos como cambió esa llamada tu vida?
¡Totalmente! Dije ¡Al fin lo logré después de tanto tratar! Aunque por experiencias anteriores preferí tomarme todo con calma y esperar que todo se concretase mejor. Cuando firmé el contrato hasta fotos me tomé (Risas) Amo lo que hago, amo mi personaje, amo a los que me rodean y me han ayudado tanto, le doy gracias a Dios por poner en mi camino a tanta gente maravillosa.
¿Cuál es tu secreto para mantener los pies sobre la tierra?
La Humildad, hoy tenemos mañana no sabemos. La vida da muchas vueltas, por eso hay que estar firme y con el norte claro, sin perder la esencia que nos caracteriza. Mi familia es mi motor y la humildad mi arma.
¿En qué te pareces a Lucrecia?
Estamos un poco locas las dos, somos espontáneas las dos. De hecho cuando me reuní con José Simón Escalona me preguntó ¿Cantas? Y yo le respondí ¡Ni la zona! (Risas) y de inmediato me dijo: Harás casting para Lucrecia. Ambas amamos el chocolate, sacrificamos cosas por los demás, somos soñadoras, aunque Oriana lucha y Lucrecia es un poco débil, Lucrecia esconde los sentimientos Oriana no.

¿Qué opinas de todo lo que se ha dicho de la sobreactuación de alguno de los personajes?
Hay muchas opiniones, yo se que cada uno de nosotros ha trabajado muchísimo, veo cada día el esfuerzo, vivo cada día la dedicación de cada uno de los que conformamos el elenco. Respeto las opiniones del público y las almaceno como críticas constructivas, de eso muchas veces aprendemos y evolucionamos.

¿Ha significado para ti alguna dificultad el lenguaje utilizado en la trama?
En ocasiones, porque si uno no sabe lo que está diciendo, no lo va a transmitir y el público no lo va a entender, en par de ocasiones he acudido al diccionario (Risas) pero no ha sido tan difícil adaptarme y adueñarme de mis parlamentos.

Has sido aplaudida por los medios por tu espontaneidad, naturalidad y carisma. ¿Cómo reaccionas ante eso? 

Sin palabras, estoy sumamente agradecida, y eso me ha motivado a seguir echándole ganas. Nunca me imaginé esa receptividad, porque es mi primera vez. Nunca hice ningún curso, todo es vocación y que siempre ha estado en mi la frase “el que quiere puede” solo hay que tener las ganas y dar todo de sí. He ahí los resultados, todo lo que han dicho sobre mi trabajo.


¿Hay corazón en la vida de Oriana?
Hay corazón con ganas de latir fuertemente, alguien está logrando que suceda, vamos a ver si pasa.

¿Es del medio?
No

¿Qué podemos esperarnos de la historia de Lucrecia y Miguel Ángel?
Estoy igual que tú, no sé qué va a pasar (Risas)

El modernismo ha dejado a un lado la fe y la espiritualidad ¿Crees en Dios?
Cien por ciento, creo en un ser supremo y en la energía del universo, más que una imagen es la fe la que mueve montañas.

Como ser humano y ocupante de un sitial en el universo ¿Qué opinas del proceso degenerativo que está sufriendo el planeta y del calentamiento global?
La naturaleza es impredecible, además de eso creo que el ser humano ha sido muy descuidado y mal agradecido con lo que la naturaleza nos ha regalado.  Es importante valorar, cuidar y conservar lo que la naturaleza nos ha regalado, con un granito de arena que aportemos cada uno podemos hacer una montaña, con cada gota de agua que conservemos cada uno ayudamos al planeta y nos ayudamos nosotros porque somos vida. Si no colaboramos nos estamos matando nosotros mismos.

¿Qué planes tienes a futuro?
Me gustaría hacer teatro, terminar mi carrera de comunicación social, prepararme para futuros proyectos. Aunque no me enfrasco en lo que quiero hacer, más bien me enfoco en lo que estoy haciendo y vivo día a día.

¿Qué ha significado ser parte del adentramiento de la televisión a la tecnología HD?
Increíble, estar en la primera novela hecha en HD es un honor, es ser parte de la evolución y del cambio de la televisión. Imagínate para la historia (Risas)

¿Has visitado Valle de la Pascua?
Sí Varias Veces, pero visitas cortas.

¿Qué mensaje le envías a toda la gente que te sigue y te ve como un ejemplo?
Ante todo, mil gracias por el apoyo, como consejo: nunca olvidar las raíces, ser perseverantes, no dejar atrás los principios, disfrutar la vida y cada cosa que Dios nos pone en el camino. Cada vivencia es un aprendizaje, luchar por lo que soñamos y que no olviden que la suerte es la excusa de los fracasados. Debemos creer en uno mismo, somos capaces de cambiar al mundo si no los proponemos. Hoy estamos mañana no sabemos. “A darlo todo”

Así culmina la entrevista con esta venezolana ejemplar, hermosa y simpática que sirve de ejemplo a una juventud en evolución que anhela alcanzar los sueños. Ella es Hermosa, Talentosa y Luchadora, ella es Oriana Colmenares. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario