jueves, 15 de septiembre de 2011

QUERER......


Querer: es quizá uno de los verbos más complicados que existe y existirá, Querer es un término de conjugación corta pero muy profunda, tan profunda como el océano, cuya misteriosa e infinita capacidad es desconocida aún por el océano mismo;  Querer implica tanto y exige tan poco, que muchas veces queriendo, queremos sin querer a quien no quiere que lo quieran ¡Vaya complicación!


No siempre querer es estar junto a la persona que se quiere, en ocasiones querer implica dejar que a quien queremos se marche, se marche en busca de nuevos horizontes, nuevas experiencias y nuevos quereres.  Debemos aprender a ser restauradores de alas, atender a los ángeles que llegan a nuestras vidas y prepararlos para volar más alto y alcanzar todas las cimas que deban alcanzar ¡Duele! Si duele, ya que  para una de las cosas que nunca prepararon al ser humano es: para decir adiós y ver marchar; pero debemos apretar la satisfacción de haberlo dado todo, de haber querido con el alma, y de que algún día, en otra vida quizá: ese ángel vuelva a necesitarte, y sus alas hallarán en ti, unas manos que queriendo y sin querer las volverán a restaurar.



Por: Manuel Alfonso Álvarez

No hay comentarios:

Publicar un comentario