viernes, 8 de julio de 2011

poesías y algo más.... REFLEXIONES


Nacimos  de árboles que dieron un fruto, de áridas tierras o de fértiles soleados, ocasos del día. Crecemos madurando ese fruto, caminando hacia oscuros pantanos y fuentes llenas de felicidad.
Caminar no significa dar pasos, ni leer significa reconocer letras en un texto. Muchos aprenden a caminar porque caen en huecos y después de salir valoran el significado de tener dos piernas, y los que leen aprenden a ver más allá de un párrafo porque sus ojos se encienden al sentir cada palabra que pasan por su vista.
Cuando caemos de ése árbol que nos dio vida, en ese mismo instante somos vulnerables al suelo del mundo. 
Hay frutos, que caen inmersos en la podredumbre de los alrededores. Ellos deben salir y ser como el lirio, que crece blanco aún en terrenos contaminados. Hay otros que se pudren o se dejan pudrir, pero apuesto a la idea de somos nosotros mismos los responsables de quién creamos.
¡El gusano te come por dentro y tú le sigues dándole de comer! Esa nuez dura que llevas por corazón, es una superficie que puedes romper y obtener el fruto seco de una sequía amorosa. Cómete ese fruto y riégalo con tus lágrimas, porque la sequía proviene de la escases de agua, esa escases que ha habitado en ti por no sentir ni siquiera ganas de llorar.
¿Has oído hablar de los frutos ciegos? – ¿Frutos ciegos? Los frutos no tienen ojos.  /// -¡Ojos no tienes tu, ciego!, ¡no ves las brisas porque no las sientes!
Si tan sólo, dedicáramos una partícula de nuestro corazón, sólo una partícula, para abrirnos al sentimiento, ese mismo instante volveríamos a ver con ojos de soñador. Aquellos brillos aflorarían nuestras visiones, y observaríamos que desde aquellos viajes donde veo los árboles, ellos me saludan con golpe de brisas y con cada sonrisa que obtengo, observo los colores de un alma que lucha por ser árbol, y un árbol que lucha por hacer crecer sus frutos.
¡Gracias a los que me echan tierra en vez de amor, con su tierra he plantado una flor muy bella!
Términos:
1-Ignorancia: Aquellos que me sirven de inspiración para conocer el otro lado de la moneda.
2-Reflexión: Dichoso los ojos que ven, porque saben lo que es valorar el doble del valor agregado.
3-Rabia: Aunque le plantes un jardín, arrancará las espinas para herirte.


Por: Ricardo Barbar 

2 comentarios: