jueves, 16 de junio de 2011

Poesías y algo más... Textos




Soñé un día que caían termitas por agujeros de cerradas escuadras. Había cedros que húmedos, se desvanecían entre los arbustos. Compuestas estaban las sinfonías pero aún así, no lograba agradarme la música. Habían heridas que no me había detenido a observarlas, y en mi rol intentaba sanar las de los demás sin sanar las mías. Somos pájaros de dos alas dispuestos a volar por instinto, sin embargo olvidamos la manera de colisionar entre los vientos. Hay folículos que encierran nuestras semillas y que aprisionan el pecho sin permitir conquistar el día con la fluidez del río.

Los ríos se infunden en grandes lágrimas que algunas veces se adhieren al corazón llamándose amargas. Hay otras que provienen de la sequía de las anteriores, actuando como exfoliante humedeciéndolas, y permitiendo que salgan para mayor respiro de nuestro ser. Estas se llaman saladas, y si bien producen sufrimiento o alegría, aclaran nuestros ojos y permiten librarnos de armaduras producidas por la gran cantidad de vacíos empozados. Los sueños son realidad, solo que en nuestra realidad no alternan. Pero son metáforas donde trabaja la mente como creadora y se desarrolla en contextos espirituales que provienen del alma. La mente y el alma son dos mundos, donde tú debes lograr la armonía entre ellos sabiendo que cumplen dos funciones distintas. La idea es procrear ideas que junto a tu fuerza interna que logren producir suspiros, respiros y logren gustarte a ti mismo.

“Los mentirosos son árboles que cuyos frutos a los cuales dan vida, nacen podridos. Son víctimas de toda contaminación que yace dentro del madero. Porque todo lo que nace, nace del interior, sino, nunca se ha adquirido un proceso de gestación que traiga consigo los grandes frutos de la sinceridad.”

“La felicidad es aquella que posa frente al mar, cuando tú no has alcanzado ni la orilla.”
“Los sueños son sustancias impulsadoras, que con el tiempo se convierten en alas.”

“Quizá algún día pasemos de ser prófugos a poder amarnos. Si es que dejas de huirle al destino, o el destino nos deja unirnos”


Por ricardo Barbar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario