jueves, 7 de abril de 2011

Poesías y algo más....CARTA A MAMÁ


 
Hola mami, le pedí a la doctora Vassallo que te escribiera esta carta de mi parte, porque quiero contarte muchas cosas, y decirte lo mucho que me has hecho falta.
Cuando entré acá a la clínica y me dejaste, lloré mucho, pero las doctoras me dijeron que tenía que curarme para ponerme linda y fuerte para cuando tú regresaras a verme. Al principio me costó dormir sin ti, me hacían falta tus abrazos, y hasta tus fuertes ronquidos de dragón jeje.  Es que yo estaba acostumbrada a dormir viendo tele, aunque siempre te enojabas conmigo y me decías “¡Any apaga ya la tv!”, y eso es lo que extraño, ¡Ay mami te extraño tanto!  Quiero darte las gracias por traerme el cuadro de papá, siempre lo veía al levantarme en casa y ahora puedo sonreír en las mañanas y hablar con él. También porque sé que trabajas duro para pagar mis medicamentos, las doctoras me lo dicen cuando me pongo a llorar: “Any mamá trabaja mucho para que estés hermosa y radiante, tienes que ayudarla, ella está ocupada consiguiendo dinero para pagar tus medicinas” por eso mami te quiero dar las gracias por trabajar para que yo me ponga hermosa y regrese a la escuela a estudiar. No se te olvide que quiero ser una gran doctora como la Srita Vassallos y ayudar a la gente enferma para que se cure así como me curan a mí aquí.  
Ay mamá tu sabes que acá también hay cosas así muy chéveres, cuando entras por primera vez a la habitación te preguntan cuál refresco te gusta más, ¿y sabes por qué?  Porque te ponen una bolsa con una manguera hasta el brazo con tu bebida favorita, yo dije el refresco de colita, y a veces me lo ponen, en otras ocasiones me ponen otros y hasta de varios sabores. Yo les digo que prefiero tomármelo y los doctores me dicen que no se puede porque sino el hada de los dientes no me traerá un regalo, porque si tomas mucho refresco el hada se pone triste porque se te dañan los dientes y por eso me lo ponen por el brazo. ¡Ayyy mami! ya he mudado dos dientes y me trajo de regalo un juego de memoria y una foto del ángel de la guarda , siempre me acuerdo de ti cuando la veo, porque me decías que dijera la oración antes de dormir para que supiera que era importante y así me protegiera. Juego mucho con una enfermera que se llama Luz, siempre cuando lloraba me traía una flor, y me decía, que tú me la habías enviado para que no me pusiera triste. Como se marchitaba, Luz y yo decidimos hacer una de papel y pegarle en cada pétalo una foto de las personas que más queríamos: Yo puse a papá, a ti, a mi abuela, a mi abuelo, a la Doctora Vassallos y a ella. Luz le contentó mucho, (creo yo), porque lloró y me dio un abrazo, yo recordé que tú me habías dicho que la gente también llora de alegría y la abrasé.
Sabes mami, yo creo que cuando vengas me vas a tener que traer un champú, porque a mucha gente acá se le ha caído el cabello, y a mí se me cayó porque me lo eché mal. Lloré y me puse triste pero la doctora me dijo que con el refresco de colita me va a crecer de nuevo, y me dice que le pida a Dios por eso todos los días. También dice que me crecerá más hermoso que antes y que seré toda una princesa. Luz cuando vio esto me regaló una peluca que se parece mucho a mi cabello, aunque ella dice que el que me crecerá será el más hermoso de todo el mundo. Yo les hago caso y me estoy portando muy bien, he hecho muchos amigos, aunque los he dejado de ver, y le he preguntado a la doctora Vassallos a dónde se fueron, y me dice que se fueron a un lugar de luz. A mí me da miedo porque siempre que se les caía el cabello se iban a ese lugar, y por eso todo el día me pongo la peluca, así a mi no me llevan jijij. Me hacen falta tus comidas y las tortas, me han prohibido comer chocolate porque sino el cabello no me crecerá bonito. La comida de acá es extraña y no me gusta, aunque la como para que no llores. No tomo café con leche en el desayuno como siempre lo hacía, como muchos vegetales y almendras. Si vieras las comidas de aquí mami, ninguna como las tuyas.
Mami me dijeron que vienes a mi cumpleaños la semana que viene, recuerda que cumplo 6 años y ya no me gustan las muñecas. Cuando vengas vamos y le compramos un regalo a Luz, yo pensé en un abrigo, porque cuando me llevan a la habitación hace muchísimo frío y ella tiembla, aunque a mí no me da frío, y me siento bien calentita, seguro es por tus sábanas.
Mami me tengo que ir, me están llamando, perdóname por llorar, es que me haces mucha falta, prometo obedecer a los doctores, y cuando salga de aquí te ayudo a trabajar para pagar los medicamentos. Papá siempre me habla de ti en mis sueños, dice que me voy a curar, que nos ama y que desde arriba te cuida y me cuida. Prometo decir todas mis oraciones, recuerda traerme el champú, te quiero mucho mami y te extraño. Saludos al abuelo y a la abuela, dile que los extraño mucho y que cuando vaya prometo dejarlos dormir y no saltar en la cama.
Muchos abrazos.
Afectuosamente Any.

-Y pensar que esto lo escribí hace 15 años. Y aún me mantengo de pie.


Por: Ricardo Barbar 

No hay comentarios:

Publicar un comentario