jueves, 21 de abril de 2011

POESÍAS Y ALGO MÁS... ANTÍDOTOS


Normalmente hay siete posibles opciones,  que hacen siete o muchos más antídotos, (creo que más). Lo bueno es que cada uno: lo vas preparando tú mismo. Y lo malo, es que al pasar los minutos, se quiebran cada uno de ellos. Hay diferentes maneras de evitar que se rompan, y muchas otras más para elaborar no siete, sino muchos otros.

 La fuerza interna es la que te ayuda a crear de manera original los antídotos,  en realidad en la vida debes crear muchos antídotos. Debes saber que no todos son posibles de crearlos solos, sino con ayuda de otros seres de igual o diferente fuerza y color, capaces de influir en ti como el molde para ser uno. También debes entender que si no nutres cada día la fuerza interna conjuntamente, con tu cabeza y cuerpo, ellos se hacen inmunes a los antídotos.

 Nutro y fluyo haciendo lo que me gusta, descubriendo con esfuerzo y experimentación (no excesiva ni abusiva, ni tóxica) la verdadera atracción energética que compone el mundo, la estructura diseñada a la perfección para la cual, fui creado con un fin específico y la satisfacción con que la paz se pasea día a día al sentirse líder y dominante.

Lo más importante, es ir diseñando ese molde interno, ir explorando los terrenos donde quiero ir, y conseguir los bocetos donde trazo mis líneas en cámara lenta. Cada vez que hago eso, voy elaborando un pájaro que vuela atravesando contra cualquier antídoto maligno, porque también existen dichas destrucciones que cumplen con algunos fines degeneradores  del viento. Pero, si nuestro organismo está preparado, la fuerza interna pasará a través del unísono aroma que recordamos, lo bueno es que es el más fácil de afinar, y gracias a que es nuestro sentir, podemos percibirlo como fuentes separadas que recorren cada vía roja.

 Todo se forma por partículas de viento de una fuente poderosa de energía soplando más allá de lo normal, y forja años luz de vida en la Nebulosa del cono interno, fíjate que no estaba descubierta, se descubrió y ahora se pueden ver las estrellas, lo matices y la fuerza interna llamada espiritualidad. Es misteriosa, enigmática, pero de algo está formada, así mismo tú, ese enigma puede resultar una constelación, los filamentos espigados, pueden ser filamentos de vida, antídotos que tú sólo puedes crear. 
   “No es complejidad, a veces los antídotos más simples son los más difíciles de elaborar.”


Por: Ricardo Babar 


No hay comentarios:

Publicar un comentario